Florencio Chaidez, 32



201514700 block of Parthenia Street, Panorama City, CaliforniaLAPDPanorama CityFlorencio Chaidez, un latino de 32 años de edad, fue muerto a tiros por agentes de policía el martes 15 de septiembre de 2015, en la cuadra del 14700 de Parthenia Street, en panorama City, según el registro del forense del condado de Los Ángeles. El incidente comenzó alrededor de las 2:45 p.m., cuando una persona llamó al 911 y alertó acerca de un hombre armado cerca de Willis Avenue y Roscoe Boulevard, detalló el teniente John Jenal, del Departamento de Policía de Los Ángeles. Inicialmente, los oficiales de la División Mission del LAPD no lograron localizar al sujeto, quien estaba vestido con prendas de color beige, precisó Jenal a The Times. A medida que los oficiales patrullaban Willis Avenue en su búsqueda, una persona reportó ver un hombre armado en Parthenia Street, al este de Willis, y proporcionó una descripción, informa un comunicado de prensa del LAPD. Los oficiales, identificados como la oficial segunda Patricia Barajas y el oficial segundo Brady Cuellas, divisaron a un hombre coincidente con la descripción cerca de Willis y Parthenia. El sujeto, luego identificado como Chaidez, llevaba una lata de cerveza, dijo Jenal a The Times el 15 de septiembre. Pero a medida que los oficiales comenzaron a seguirlo en la patrulla, uno de ellos aparentemente vio que el sospechoso llevaba una pistola en su mano derecha, detalla el comunicado de prensa del LAPD. Cuando los oficiales salieron de la patrulla y se “desplegaron tácticamente”, Chaidez, supuestamente, apuntó a uno de ellos con una pistola y ambos policías abrieron fuego. Los paramédicos del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles declararon a Chaidez muerto en el lugar, a las 3:27 p.m., según el informe del forense. Al parecer, los investigadores hallaron un arma junto a su cuerpo, dice el comunicado de prensa. Luego del tiroteo se convocó una gran multitud en el lugar, y los paramédicos llevaron el cuerpo a la oficina del forense por “temas de control de masas”, indicó una vocera de los bomberos a The Times. Dos testigos señalaron a este periódico que vieron un arma junto al cadáver de Chaidez, que yacía esposado en la acera. Una de ellos, Angelica Torros, tomó un breve video que muestra lo que parece ser una pistola y una lata de cerveza cerca del cuerpo. El tiroteo fue el primero en ser capturado por las nuevas cámaras corporales del LAPD. Jenal confirmó que los dos oficiales llevaban sus cámaras, que acababan de ser distribuidas en su división hacía dos semanas. El jefe de policía Charlie Beck señaló que, por un tema de privacidad, no pensaba difundir las imágenes de estas cámaras, a menos que ello sea requerido por una corte en un procedimiento penal o civil. El comunicado de prensa del departamento no mencionó las cámaras. La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) emitió un comunicado el día después del incidente, donde señaló que la presencia de las cámaras representó un “punto de inflexión” para que el LAPD muestre transparencia y fomente la confianza de la comunidad. La declaración solicitaba al departamento dar a conocer el video “tan pronto como sea prácticamente posible hacerlo sin interferir con la investigación interna de la agencia”. “El LAPD debe dejar de pedir confianza pública en sus investigaciones por tiroteos y debe poner su parte para construirla”, señaló Hector Villagra, director ejecutivo de la sede de ACLU del sur de California.