Ruben Jose Herrera, 26



20151000 W. Carson St., West Carson, CaliforniaLAPDWest CarsonRubén Herrera, de 26 años de edad, fue balaceado y asesinado por la Policía de Los Ángeles, el 19 de diciembre de 2015. La víctima murió en el Centro Médico Harbor-UCLA en la cuadra 1000 de la calle West Carson St., en la ciudad de Torrance, según documentos del forense del Condado de Los Ángeles. Las autoridades dijeron que los residentes del vecindario Harbor Gateway llamaron al 9-11 alrededor de las 8 a.m., para reportar a un individuo que estaba tirando botellas al complejo de apartamentos ubicado en la calle West 207th St. “Los residentes trataron de arreglarse entre ellos”, dijo el teniente John Jenal, pero enseguida le hablaron a la policía. Los oficiales respondieron al llamado y trataron de hablar con Herrera, quien inmediatamente se puso en postura de pelear y atacó a un oficial; inclusive, en un momento trató de alcanzar la arma de un policía, dijo Jenal. Los oficiales utilizaron una pistola eléctrica -conocida como ‘taser’-, y pusieron presión en su cuello para poder detener al individuo, agregó la teniente. Al final, tanto Herrera como los oficiales fueron llevados al hospital para recibir tratamiento, pero el joven latino fue llevado al Centro Médico Harbor-UCLA. “Estaba cooperando y parecía estar bien”, dijo Jenal. “No había dado señas indicaciones o reacciones violentas”. Tiempo seguido, Herrera fue dado de alta del hospital e iba a ser llevado a la cárcel cuando como a las 2:30 p.m. cuando los oficiales fueron a removerle las esposas en la camilla y luego volverlo a esposar para que fuera transportado, en forma sorpresiva Herrera los atacó. El detenido agarró un banco de metal para golpear a las autoridades; el oficial, una vez más, trato de utilizar la pistola eléctrica, pero en esta ocasión las cargas no tuvieron ningún impacto. Jenal indicó que Herrera trató de alcanzar la pistola de uno de los policías, originando que el oficial tomara su arma y disparara dándole a Herrera en el torso. Los doctores y las enfermeras trataron de ayudarle, pero el detenido murió en la escena, dijo Jenal. Hasta esta fecha, los oficiales del Departamento de Policía (LAPD) le habían disparado a 35 personas en lo que va del año, incluyendo el individuo que recibió los disparos el sábado y que pereció. Las autoridades dijeron que ellos habían retrasado revelar información sobre la víctima hasta que sus familiares se enteraran. Agregaron que aunque algunos familiares se habían presentado al hospital, ya se habían ido y ahora no los podían localizar para darles la noticia del incidente. Jenal subrayó que hay varios testigos sobre el encuentro mortal que tuvieron las autoridades con Herrera, mismos que serán observados por la fiscalía del distrito, la Comisión de la Policía y el inspector general de la Comisión de la Policía.